Manuel Adrián López


manny porulises regueiro 

 

Resumen


Mil noventa y cinco días suman

sin un solo perro chino roto

ni escándalos.

No hay residuos de sangre

en la ventana

los cuchillos no se han exiliado

detrás del refrigerador.

Respiramos con la ayuda

de incienso

velas con olor a pino recién cortado

y colonia 1800.

Compartimos un año de astronautas

canciones de Cyndi Lauper,

fotos infantiles

con el mismo teléfono negro en mano.

Pero se ha extraviado el deseo

en un callejón tapiado de hiedra

desprovisto de utensilios

para hallar la luz.

Vivimos en un constante apagón

carente de horizonte.


Escenas de películas


Busqué ansioso en escenas de películas

que nadie entendía

un desenlace para estos tiempos.

Tenía suficiente material para la banda sonora

pero solo conseguí el silencio

y cientos de papeles repletos

con instrucciones para un suicidio.

Me aturdían mis pensamientos

temporalmente

los depositaba en un pozo

para luego revolverlos

con un gigante cucharón de madera.

Los actores siempre encuentran el camino

se marchan a algún pueblo

se esconden en el verdor del bosque

y aparentan tomar el café

mirando los venados a través de la ventana.


Examen necesario


 No esperes maravillas de un martes

cuando sigues imposibilitado

y la histeria te cubre con manta de lana.

Detente ante un espejo

observa fijamente como la ceja izquierda

se eleva

y ese otro que se esconde

detrás de los lentes

se apodera de tu rostro.

Graba tus palabras

mide el peso con que las lanzas al aire

el dardo que clavas al que te escucha

y la repugnancia que le provocas.

Unos segundos examinando tus acciones

podrían  encaminarte

y hasta alcanzar el racimo de uvas

que cuelga paciente

justo detrás de tu puerta.

Manuel Adrián López (Morón, 1969). Ha recibido la Medalla de Oro de Florida Book Awards por su libro Los poetas nunca pecan demasiado.