Andrés Morales


andemorales

 

   

Horas


No es tan tarde aún ni tan temprano,

pero es tarde para mí y en la mañana

tuya, entre los árboles y el mar

tu dulce hablar de mayo,

el terco semblante de mi cara,

despuntan ese hábito de amar,

la desventura.

No es temprano aún y ya es muy tarde,

pregunto como un pájaro en su fuga:

¿Aún hierve la sal en tu figura?

  

Domicilio


Números de piedra, malditos números de piedra:

Mi casa no tiene calle, no tiene techo, no rezuma a caldo.

Mi casa está asentada en el silencio

de un terreno yermo, inquieto, plano

donde nunca florecen los niños

donde la esperanza es sólo una palabra.

   

Tránsfugo 1


Tránsfugo en el hablar, pensar y en escribir,

como un océano que muere y se resiste

en pequeños charcos de miseria.

Tránsfugo en esta rara existencia; falsificada

mentida, copiada, acéfala.

Tránsfugo en el amor que pareciera existe

aunque solo es otro engaño de aquel

Caballero de los Espejos.

Como el cielo que se asfixia en otro cielo

lleno de esferas blandas que pensamos son estrellas,

en estas palabras que no gritan

ni murmuran, que no lloran ni se ríen.

Tránsfugo en la muerte que quiere imaginar resurrecciones.

   

Tránsfugo 2


Tránsfugo de mí y de ti y de todos

igual que el sueño de Adán donde el agua

nunca se queda en sus dedos.

Tránsfugo del verbo, del tiempo, del azar.

Tránsfugo e inconcluso, tránsfugo y estéril.


Andrés Morales Milohnic (Santiago de Chile, 1962) es Doctor en Filosofía y Letras y profesor Titular de la Universidad de Chile. Premio Pablo Neruda, es miembro de la Academia Chilena de la Lengua.