Cinco poemas

Felipe Agudelo Hernandez


 

De noche


 Sobre el vidrio
los músicos de una sola función
que nunca empieza
perdieron instrumentos,
el polvo que permite
escribir varios nombres con el dedo
crece por capas,
una carta tristísima
de bienvenida
muestra el adiós de alguien
que siempre intenté amar.
El grifo tarda tanto en traer agua,
y suena como un radio del infierno,
suelta al final la gota temblorosa…
tubería de plomo
con las que lloran viejas casas.
 Polvo, en todo polvo.
Sin embargo, el vinilo se ha salvado,
y la aguja fatal del tocadiscos
hace cantar, como hace veinte años,
Bajo un cielo de estrellas a Alberto Podestá,
un joven, como yo, sepultado entre asuntos.


 Ahora no me conocés

¿Quién puso esa canción que suena sola?
¿Quién baila?
¿Quién me seduce?
¿Quién me levanta y viste
este cansancio
con un precioso frac y zapatos brillantes?
¿Quién intenta besarme como si no extrañara,
como si mi mirada
la hubiera hecho el tiempo solamente?
El tango
pasa de noche,
lugar de los amados.
¡Apaguen todo pues, y déjenme,
dormir en paz!
 
Con la casa muere el cuerpo


Mas la sangre es el peor testigo de la verdad.
F.W.N
Lo hago antes de bañarme.                                                                                                                                                                                                                                  Busco la escoba vieja.
Corro con prisa los cerrojos                                                                                                                                                                                                                              y abro la puerta                                                                                                                                                                                                                                                      para estregar el charco eterno,                                                                                                                                                                                                                          el reguero de sangre                                                                                                                                                                                                                                              en la acera ya rota por el tiempo y mi fuerza.
Nunca puedo limpiarlo.                                                                                                                                                                                                                                      Sin embargo en la ducha se vuelve el agua roja                                                                                                                                                                                          al pasarme las manos por la piel.


Para poder cruzar, cada mañana,                                                                                                                                                                                                                   de mi casa a mi mundo,                                                                                                                                                                                                                                   debo eludir mi cuerpo.

Maquillaje

Te ves
y alumbras el espejo con tus ojos,
el espejo de tres generaciones,
donde aprendió a besar la abuela,
donde aprendió mi madre a depilar sus cejas,
donde peinas tu pelo
y resuelves aquella desnudez
que se me inflige.
Te ves
y son alas la seda
de tu vestido,
tus aretes de plástico son perlas
y cae como el agua tu collar.
Te ves
y una hermosura
que ni sospechas me hace amarte,
así no hayas venido antes a casa,
o te haya conocido hace muy poco,
o no sepa tu nombre, ni tu edad,
ni tus tristezas.
Te ves,
en el espejo
te adornan los fantasmas.

15 años


Te veo pasar.
Llevas una vida lenta de enorme árbol sin horas,
un mal olor apenas insinuado en los abrazos,
un discurrir entre máquinas de afeitar ajenas
y erecciones y granos en la piel:
te veo pasar con tu hermosura de joven.
Dejas atrás
los viejos que sólo te pueden alcanzar con la mirada,
que te envidian, que quieren tener tu cuerpo,
porque no necesitas descansar
y están cansados.
Me dejas atrás, lejos.
Pasas, no alcanzas a despedirte de nadie,
o no quieres porque crees que volverás pronto,
que volverás después, que no te has ido...
Nos dejas a todos, triunfas,
entras con los pies por delante
al horno crematorio.


Felipe Agudelo Hernández (Manizales, 1988). Poeta y médico residente del programa de Psiquiatría en la Universidad de Caldas. Ha publicado en el Diario el Otún, Revista Santo y Seña, ex columnista del periódico El Andino. Autor del poemario Viento en el Árbol, editorial Bambusa, 2009. Fundador de la tertulia Universo y codirector de kadaberexquizito. Actualmente se desempeña como presidente del Centro de Escritores de Manizales "Roberto Vélez Correa".